¿Sobreviviría un conejo doméstico en estado salvaje?

Nuestros conejos mascotas no tienen la misma historia extensa de convivencia con los humanos que los gatos y los perros. Ha habido casos a lo largo de la historia de criar conejos como ganado. Sin embargo, el fenómeno ha sido lo suficientemente reciente como para que los conejos domésticos todavía se consideren la misma especie que sus homólogos salvajes, los conejos europeos.

¿Sobreviviría un conejo doméstico en la naturaleza? Es poco probable que un conejo como mascota pueda sobrevivir si se lo deja en libertad. Generaciones de domesticación han hecho que nuestros conejos domésticos pierdan los instintos salvajes agudos que les darían la oportunidad de sobrevivir. Sus cerebros no responden a los peligros de la misma manera que lo hacen los conejos salvajes.

A pesar de esto, todavía existe el mito de que los conejos domésticos podrían adaptarse y sobrevivir en la naturaleza. Los antiguos cuidadores de conejos liberarán a sus conejos domésticos creyendo que están liberando a su conejo para que sobreviva y prospere. Esta práctica no solo es ilegal, sino que inevitablemente será una forma cruel de condenar a muerte a un conejo.

Por qué no debería liberar un conejo doméstico en la naturaleza

En este momento, nuestros conejos domésticos han sido criados por humanos durante siglos. Generación tras generación, hemos seleccionado los rasgos de nuestros compañeros domésticos que se adaptan a las necesidades y deseos humanos. Hemos criado conejos para que tengan pelajes hermosos y vibrantes; hemos criado conejos para que sean dóciles y amigables; incluso hemos criado conejos para que sean grandes y ganen peso rápidamente, para usarlos como ganado.

Estos cambios que los humanos han dirigido afectan la capacidad de un conejo doméstico para sobrevivir en la naturaleza. Todo, desde su visibilidad en un terreno natural, hasta la regulación de su sistema nervioso y la respuesta al peligro, ha sido alterado por los humanos.

Con todo, es probable que los conejos domésticos que se liberen al aire libre sufran mucho ya que enfrentan peligros para los que no están preparados. Al final, no van a vivir una vida feliz en la naturaleza. En cambio, enfrentarán muchas tensiones y ansiedades que es poco probable que terminen en un feliz para siempre.

Comportamiento del conejo doméstico

Los conejos domésticos se han criado para ser amigables. Son mucho menos asustadizos que sus contrapartes salvajes, y se apresuran a confiar y socializar con especies que no son las suyas. Los conejos domésticos tienen diferencias neurológicas con los conejos salvajes. Estos cambios les impiden tener los instintos necesarios para sobrevivir en la naturaleza.

Un estudio de 2014 analizó los genomas reales de un conejo doméstico frente a uno salvaje europeo. Llegó a la conclusión de que aunque no había diferencias en los genes del conejo, los genes que afectaban al cerebro y al desarrollo neuronal estaban regulados de forma muy diferente en los dos animales.

Básicamente, esto significa que la cría de conejos domésticos ha cambiado la forma en que funcionan sus cerebros. No tienen los mismos instintos que los conejos salvajes. Han sido criados para comportarse y prosperar en un entorno controlado y seguro. Ser arrojado repentinamente a la naturaleza y obligado a sobrevivir por su cuenta está completamente en contra de sus instintos. Desafortunadamente, es probable que resulte en una muerte muy rápida

Abrigos de colores brillantes

Los conejos salvajes tienen abrigos de piel que les dan una ventaja al camuflarlos en su hábitat natural. En su mayor parte, esto significa que los conejos salvajes siempre tendrán un pelaje marrón (o agutí). Les ayudará a esconderse en la tierra y el follaje donde viven.

Los conejos domésticos, por otro lado, han sido criados para tener diferentes pelajes vibrantes. Desde los conejos manchados hasta el blanco brillante o el naranja intenso, los conejos domésticos han sido seleccionados por la belleza de su pelaje, algo que no ayudará a un conejo una vez que hayan sido liberados en la naturaleza.

Diferentes hábitats

También está la cuestión de los hábitats. Si vive en Estados Unidos (o en cualquier otro lugar que no sea Europa, para el caso), entonces la ascendencia de su conejo mascota no es nativa de ese lugar. Los conejos silvestres que son nativos de América son una especie completamente diferente a nuestras mascotas. Esto significa que el clima, el follaje e incluso otros conejos que los rodean serían completamente ajenos a su conejo mascota. 

Grupos familiares

Los conejos domésticos descienden de una especie de conejo que vive en grupos. Estas familias vivirán juntas en una red de túneles subterráneos, y se volverán muy territoriales con otros conejos que intentan ingresar a su territorio.

Los conejos domésticos que son liberados en la naturaleza no tienen esta red de apoyo para ayudarlos a descubrir cómo sobrevivir. Estarán solos (sin otros conejos o incluso compañeros humanos) y solos mientras intentan encontrar o crear refugio para sí mismos.

Si el conejo es liberado en un área donde ya vive una colonia de conejos, el resultado podría ser aún peor. Dado que los conejos son tan territoriales por naturaleza, es probable que la colonia de conejos existente no acepte al nuevo conejito. En cambio, es probable que se pongan agresivos y ataquen.

Depredadores y parásitos en la naturaleza

Los conejos son animales de presa. Siempre se enfrentan a una multitud de peligros en la naturaleza, sin importar dónde se liberen. Desde lobos y halcones hasta perros y mapaches del vecindario, siempre habrá depredadores que irán tras conejos lentos y amigables.

Además, hay muchos insectos diferentes que se adhieren a los conejos en la naturaleza. Ya sean tics, pulgas, ácaros u otros parásitos, estos insectos son muy peligrosos para los conejos domésticos. Pueden provocar anemia u otras enfermedades que pongan en riesgo la salud del conejo.

Peligros humanos 

Los conejos domésticos tampoco están preparados para los muchos peligros creados por el hombre a los que se enfrentarán en el exterior. Los coches pueden ser un peligro para los conejos que no pueden entender qué son estas grandes máquinas de metal. Es común que los conejos liberados en los barrios terminen siendo golpeados en las calles.

Los conejos también se tratan como plagas en algunas áreas. Ya sea intencionalmente o no, muchas personas usarán fertilizantes o pesticidas que son venenosos para los conejos. Un conejo doméstico que desconozca los peligros potenciales puede terminar fácilmente mordiendo las plantas en el jardín de alguien. Dado que los conejos no pueden vomitar , cualquier cosa venenosa fácilmente terminará matando a un conejo.

Clima al aire libre

Nuestros conejos mascotas tampoco están acostumbrados a condiciones climáticas extremas. Debido a sus gruesos abrigos de piel, los climas más cálidos, especialmente, pueden ser un peligro para los conejos. Los conejos pueden sufrir un golpe de calor a temperaturas superiores a los 80ºF. Si se les deja a su suerte en la naturaleza sin refugio, los conejos pueden sobrecalentarse fácilmente.

La lluvia también puede representar un problema, especialmente en climas fríos. Los conejos no pueden secarse muy rápidamente. Cuando su pelaje se moje, el conejo estará empapado durante horas. Esto puede hacer que el conejo no pueda regular su temperatura corporal, provocando hipotermia. Dado que los conejos domésticos han vivido protegidos de la lluvia hasta ahora, es posible que no comprendan que necesitan refugiarse de estos eventos climáticos naturales.

La otra cara: cuando los conejos al aire libre no sobreviven

Por mucho que las cartas estén apiladas en su contra, sucede que los conejos domésticos ocasionalmente pueden sobrevivir después de ser liberados. Sin embargo, esto puede acabar provocando un riesgo ecológico para el medio ambiente. 

Los conejos se multiplican muy rápidamente. Cuando varios conejos logran vencer las probabilidades y comenzar una colonia, pueden terminar causando un auge de la población. Esto puede convertirse fácilmente en una crisis para el medio ambiente local y tomará muchos años y dólares de los contribuyentes para controlarlo.

La realidad de los conejos salvajes

Los conejos salvajes han cambiado con el tiempo según la selección natural. Su anatomía se maximiza para poder detectar a los depredadores y correr y esconderse tan rápido como pueden . Pero incluso para estos conejos salvajes, solo tienen una esperanza de vida de uno a dos años. ¡Eso no es ni una cuarta parte de la esperanza de vida de un conejo mascota promedio !

Es importante considerar que incluso para los conejos salvajes que tienen todas las ventajas de los instintos y la selección natural, el aire libre puede ser una vida dura. No es fácil para un pequeño animal de presa sobrevivir mientras es perseguido por depredadores y compite por los recursos alimenticios.

Como cuidadores cariñosos, no queremos que nuestros conejos pasen por ese tipo de sufrimiento. A veces, la vida se complica y puede que sea necesario renunciar a la propiedad de su conejo. Pero incluso en estas circunstancias, no debe liberar un conejo doméstico en la naturaleza, ni siquiera como último recurso.

Liberar un conejo doméstico en la naturaleza no es legal

En muchos países, estados y municipios locales es ilegal abandonar un animal doméstico en la naturaleza. Se considera un delito de crueldad animal. Las leyes varían según el lugar donde viva, pero el acto de abandonar un conejo en la calle o en la naturaleza puede ser acusado como cualquier cosa, desde un delito menor hasta un delito mayor.

Liberar un conejo doméstico (o cualquier mascota doméstica) es un abandono y es una forma cruel de tratar a una mascota. Si conoce un caso de abandono de conejos en su área, puede informarlo a las autoridades locales para que, con suerte, pueda rescatar al conejito y responsabilizar al perpetrador.

Tus opciones si ya no puedes cuidar a un conejo como mascota

A veces, a pesar de tus mejores intenciones, no hay otra opción que dejar ir a tu conejo. Tal vez te veas obligado a moverte rápido o ya no tengas el dinero o el espacio para cuidar a tu conejo. Cualquiera que sea el caso, existen otras opciones para tu conejo si ya no puedes cuidarlas.

Encuentra un amigo que pueda cuidar al conejo.

Las mejores opciones serían tratar de encontrar un amigo, familiar o conocido que esté dispuesto a llevarse el conejo por ti. Antes de buscar un refugio que pueda llevar a su conejo, pregunte o haga publicaciones en las redes sociales para encontrar a alguien dispuesto a llevar un conejo a su casa.

Esta es la opción óptima por muchas razones:

  1. Sabes dónde está tu conejo y puedes volver a verlo.
  2. Puede brindar información específica sobre cuidados a los nuevos cuidadores de su conejo.
  3. No contribuirás a la superpoblación de los refugios de animales.

Lleva a tu conejo a un refugio

Si ha hecho su debida diligencia al preguntar para encontrar a alguien que pueda cuidar a su conejo sin éxito, entonces es hora de ponerse en contacto con los refugios de animales locales. Deberá estar preparado para hacer varias llamadas telefónicas porque no todos los refugios aceptan conejos. Incluso si una organización de rescate acepta conejos, a menudo están superpoblados y es posible que no tengan espacio para un nuevo conejito. 

Si llamas a un refugio y no pueden llevarse a tu conejo, pregúntales si conocen alguna otra organización en el área que pueda ayudarte. A veces, los refugios tienen relaciones con organizaciones pequeñas que son sorprendentemente difíciles de encontrar en Internet. Incluso puedes preguntarle a tu veterinario si conocen alguna organización o gente que esté dispuesta a tomar un conejo.

Eutanasia al conejo

Este es el peor de los casos, opción de último recurso. Es desgarrador incluso sugerirlo. Si no hay nadie que esté dispuesto a llevarse su conejo y ninguna organización que pueda ayudarlo, entonces la única opción humana es sacrificar a su conejo. Solo debes considerar esto después de haber hecho todo lo posible para encontrarle un nuevo hogar a tu conejo. Si realmente no hay otras opciones, poner a un conejo a dormir es una opción mucho más amable que dejarlo suelto afuera.

Evitar que un conejo se escape a la naturaleza

A veces, un conejo doméstico se abre camino hacia la naturaleza no por abandono, sino porque logró escapar. Tal vez corran hacia la puerta en el peor momento posible, o tal vez logren escapar de un recinto de ejercicios al aire libre. Desea asegurarse de hacer todo lo posible para evitar estos posibles contratiempos.

Consejos para evitar que tu conejo se escape:

  • Mantén a tu conejo adentro. Existe una posibilidad mucho mayor de que un conejo se escape cuando se mantiene en una conejera al aire libre. Es posible que muerdan una parte del recinto o se las arreglen para pasar por un agujero que usted pensó que era demasiado pequeño. 
  • Mantenga los conejos alejados de las puertas. Coloque barreras adicionales, como vallas adicionales, entre los conejos y las puertas, especialmente cuando se abren las puertas.
  • Asegúrese de que cualquier recinto para ejercicios al aire libre esté bien cerrado. Revise minuciosamente cualquier recinto exterior para asegurarse de que no haya posibilidad de escape. También desea evitar dejarlos desatendidos afuera, para que pueda estar atento a los artistas del escape.
  • Enséñele a su conejo a caminar con una correa. Si te gusta llevar a tu conejo al aire libre para que haga ejercicio y reciba la luz del sol, puede ser beneficioso enseñarle a caminar con una correa. Esto les dará más libertad al mismo tiempo que los mantendrá atados a usted.
  • Enséñale a tu conejo a venir cuando lo llames. Si le enseñas a un conejo a venir cuando lo llamas, puedes llamar a tu conejo si alguna vez intenta escapar al jardín.
  • Ponle un microchip a tu conejo. Si existe algún peligro de que un conejo se escape al aire libre, es una buena idea colocarle un microchip. Esto podría ayudar a que usted y su conejo se reúnan nuevamente.

Qué hacer si ves un conejo doméstico en la naturaleza.

Si ve un conejo en la naturaleza, querrá ayudar a atraparlo y llevarlo a un lugar seguro lo antes posible. Cuanto más tiempo esté el conejo afuera, más posibilidades hay de que le pase algo.

Determina si el conejo es doméstico o salvaje.

Sin embargo, antes de realizar cualquier movimiento, debe determinar si el conejo en cuestión es doméstico o salvaje. A veces esto es obvio. Un conejo con un pelaje de colores brillantes u orejas caídas será casi definitivamente un conejo doméstico. Sin embargo, algunos conejos tienen abrigos de piel marrón que se parecen mucho al pelaje de color agutí de un conejo salvaje. 

Algunos comportamientos que pueden darte una pista si el color no es obvio:

  • Comportamiento amistoso: si un conejo se te acerca o parece estar siguiéndote, es casi seguro que se trata de un conejo doméstico. Los conejos domésticos también tienen más probabilidades de estar cerca de entornos humanos, como alrededor de los escalones de entrada o el porche de alguien.
  • Retiros frecuentes: los conejos domésticos aún no han tenido toda la vida para aprender sobre su entorno. Todavía necesitan memorizar las rutas de regreso a la seguridad. Por esa razón, a menudo se aventuran a salir y luego se retiran a un lugar seguro, y luego se aventuran de nuevo, etc.

Consejos para atrapar un conejo

Si cree que es un conejo doméstico que está en libertad, primero debe comunicarse con su organización de rescate local. Es posible que puedan ayudarlo a atrapar al conejo y llevarlo a un lugar seguro. Sin embargo, muchas veces estas organizaciones no tienen la capacidad para aceptar nuevos conejos y es posible que deba cuidar de este conejo usted mismo. (Si este es un desafío que está dispuesto a asumir, consulte mi guía para conocer todo lo que necesita saber como nuevo cuidador de conejos )

Consejos para atrapar un conejo callejero:

  • Use un alimento con un aroma fuerte y atractivo, como plátano, zanahoria o cilantro.
  • El amanecer y el atardecer suelen ser el mejor momento del día para atrapar un conejo.
  • Alquile o tome prestada una trampa humana y espere a que atrapen al conejo. Las trampas que parecen un túnel suelen ser más efectivas. Revisa la trampa con mucha frecuencia (cada 4 horas) para no dejar al conejo solo y atrapado por mucho tiempo.
  • Si tienes tiempo, trata de hacerte amigo del conejo con golosinas y atraparlas con amabilidad. También puede atraerlos a un transportador con golosinas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *